En nuestras observaciones, hemos encontrado que dan mejores resultados si los equipos se concentran en uno o dos temas a la vez y los atienden respondiendo cinco preguntas.

La retrospectiva es una práctica que aporta valor en la mejora continua, sin embargo he visto que muchos equipos evitan la práctica, los ingenieros prefieren ausentarse a la reunión porque la ven como pérdida de tiempo o, simplemente, le temen. Esto ocurre porque la actividad se ha distorsionado y ya no sirve para su propósito.
Esto es lo que nunca debes hacer en una retrospectiva.

Mi respuesta, desde hace algunos años, ha sido esta: todos y ninguno.
Aunque escuches y leas de los casos de éxito que ha tenido Scrum, de lo fantásticas que son los métodos de Netflix y Spotify, de lo terrible que es Waterfall (cascada) y de que solo Ágil puede funcionar, es una mala idea intentar copiar la forma de trabajo definida por otros y aplicarla así en nuestro equipo.

En esta ocasión te hablaré de lo que ocurre cuando los miembros del equipo colaboran activamente en establecer acuerdos, que les permiten obtener buenos resultados consistentemente.
Recuerda que el trabajo de software depende, en gran medida, de las interacciones entre las personas. Cuando los integrantes del grupo trabajan, saludablemente, en crear acuerdos, observarás que ocurre lo siguiente.