Cuando empecé a trabajar profesionalmente, hace unos 17 años, creía que llenar documentos y diagramas era estar haciendo ingeniería; que no hacerlos era lo mismo que saltarse el proceso o encaminarse a malos resultados (por no llenar el SRS o el diagrama de secuencia, por ejemplo). Mi percepción de que