#Jueves de productividad
Estamos muy habituados a iniciar y terminar las semanas de trabajo en días muy específicos: lunes y viernes. Nuestros planes suelen reflejar esta costumbre: comenzar el sprint los lunes para concluir los viernes, o comenzarlos el viernes para concluir y hacer la demo el lunes.
Sin embargo, esta práctica impacta fuertemente en nuestra efectividad como individuos y equipos:
  • Iniciar el lunes implica tener la energía baja, por lo que el trabajo se empieza a postergar uno o dos días.
  • Iniciar en viernes implica que el equipo ya está pensando en el fin de semana, por lo que el trabajo importante no se atiende como debe y se posterga hasta el lunes.

¿Cuál día de la semana es mejor para iniciar y terminar tu sprint?

Recomendación: Comenzar tus sprints o iteraciones a mitad de semana (comenzar miércoles, terminar martes, o comenzar jueves y terminar miércoles), cuando la energía y concentración están en su punto máximo.
Así, el trabajo importante se atiende primero y tenemos menos crisis antes del deadline.
¿Qué te parece esta práctica?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.